Las Chicas de alambre.

773_9789587583540_sant

La cosa hoy va de Las Chicas de Alambre de Jordi Sierra i Fabra, autor que según leí, en Wikipedia por supuesto, ha escrito casi una centena de novelillas y ha obtenido varios reconocimientos a lo largo de su  carrera.

Este libro me lo encontré en Facebook. Como ya todos han de saber –yo incluso tuve unos meses mi venta de garage en Facebook– hay una red impresionante de personas que compran y venden toda suerte de cosas, muchas nuevas y otras de medio peluche. Lo que gustes, en serio, sólo tienes que buscarlo en Facebook y seguro alguien te lo vende. Así pues, encontré varios libritos de la Serie Roja de Alfaguara por $25.00 M\N.

Las Chicas de Alambre cuenta la historia de un periodista Jonathan Boix, hijo de dos periodistas reconocidos, quien se embarca en una aventura internacional para encontrar a una ex modelo que lleva 10 años desaparecida: Vania, una modelo que a finales de los 80 era de las más importantes tops de la época y que desapareció sin dejar rastro después de la muerte de sus mejores amigas Cyrelle y Jess Hunt. 

Las tres modelos internacionales eran conocidas como las chicas de alambre por su extrema delgadez, sus lánguidas miradas y su aspecto famélico pero elegante, sofisticado y encantador. La muerte de Cyrelle y Jess tuvo que ver con las drogas y una vida vertiginosa que engulle a muchas de las celebridades que están en la cima del mundo. Después de sus decesos, Vania, desaparece sin dejar rastros de su paradero y Jonathan se encarga de buscarla por todo el mundo siguiendo muy malas pistas y tratando de armar un artículo que concluya con el esclarecimiento de la pregunta que ha estado en el aire por diez años ¿Dónde está Vania? y aún más importante: ¿Está viva o muerta?

La historia me pareció bastante mediana. Historia de aeropuerto, ideal para leer cuando no quieres escuchar a la persona que tienes a un lado y el viaje en el que te encuentras no es tan largo.

El autor disfruta con darnos detalles que por momentos se agradecen y por otros están de más, como cuando explica a sus lectores que es un sitcom, hecho que me pareció de lo más soso e innecesario en la novela. La historia daba para más. Aunque no se tratara de una novela negra el tema del asesinato pudo abordarse de una forma más interesante.

Algo que me molesto fue que el protagonista recorre el mundo para buscar pistas, mismas que no encuentra y que termina hallando justo en el lugar en que inició su viaje. Encuentra todos los detalles que necesita en una caja de fotografías y postales viejas que siempre estuvo en posesión de la tía de Vania, quien ha de ser una estúpida, pues en los diez años de desaparición de la top model, nunca se molestó en leer el remitente de unas postales viejas en busca de su paradero. Jon Boix, también es un personaje plano y muy moralino que ve a todos los demás desde un pedestal intelectual. Supongo que ese es el mal de los periodistas o de los que intentamos algún día serlo. Sin embargo por momentos me resulta chocante. 

En lo particular no es un libro que me haya gustado, pero tampoco deje de leerlo a riesgo de quedarme sin nada que leer en estas vacaciones. 

 

Cristóbal Cano. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s