Opinión.

Mi vieja Mezca ya no es lo que era… ya no es lo que era.

485275_242305805906699_2106039269_n

El año pasado, para la fiesta de año nuevo, le mentí a todo el mundo (sí, a ti Rafael, sé que estás leyendo esto, te mentí, y no me quedé en mi casa para la cena de año nuevo) para ir a conocer un lugar nuevo y novedoso, La Fundación Mezcalería. Tabú para mí en aquel entonces porque qué clase de gente me iba yo a encontrar en un bar centrero. Pues qué, la onda. Fiesta poca madre, 3:00 ó 4:00 am, no recuerdo bien. Gorritos para todos, cornetitas y confeti por el año que se va y por el año que llega, y sobre todo una bebida que hasta ese entonces en Mérida no se consumía: el mezcal.

Jijiji, jajaja. El baile padrísimo, el chupe chingón, la resaca bien culera. Pero no hay pedo. ¿Ya lo bailado?

La Fudación Mezcalería nació hace año y medio creo, por ahí del mes de junio. Varias personas con un ideal se juntaron y arriesgaron su capital para abrir las puertas de este buen negocio el cual, emplea semanalmente a por lo menos tres decenas de personas. La Mezca, como con cariño le decimos, es pionera en nuestra ciudad: se abrió paso en una brecha del mercado de los bares locales e introdujo al público una bebida poco consumida y bastante temida en el sureste: el mezcal. Aplausos. Educó al mercado local al grado de que ahora muchos se dicen conocedores del cocido de piñas de agave y principales consumidores de éste.

553440_192727634239334_1106645366_n

El éxito de este lugar (lo considero bastante exitoso) se debió a múltiples factores. Después de su apertura, poco a poquito –a traguitos– fue posicionándose en nuestra ciudad: primero atacando un nicho en el mercado de personas clasemedieras, medio sui generis y que buscábamos otra opción de diversión; personas a las que nos da una hueva los antros de Prolongación y nos vomitamos en el clasismo que permea en tales lugares; personas a las que nos caga el elitismo de los RPs y el sistema de castas que se establece en un antro normal; personas, pues, cuyo ideal de diversión no es beber vodka de dudosa procedencia mientras Pitbull grita: “un, do, tre, cua..”.

La Mezca apostó no sólo por bebidas novedosas, también optó por una propuesta musical definitivamente no nueva, pero, sí diferente. La electrocumbia nacía o empezaba a caminar en aquellos entonces, retomando los ritmos sonideros y mezclándolos con samples o simplemente reproduciéndolos con un background diferente, otro bit. Los DJs locales no sabían muy bien que pedo con este híbrido, y en un principio parecía que todo setlist pudo haber salido de un iPod… ¡pero eso que diablos importa si en la pista podías bailar sin ningún pudor Llorar y llorar de Cañaveral, libre de tapujos, desplegando los pasitos que tu madre te había enseñado un 24 de diciembre! A traguitos, los DJs de La Mezca, junto con su electrocumbia y su música tropical fueron también posicionándose.

1278491_336128486524430_1964400290_n

Me lo hicieron llegar por inbox porque sabían que me cagaría de la risa.

En la licuadora del éxito también tenemos que añadir el espacio (estoy hablando del inmueble). Nos encontramos pues en un lugar bastante abstracto, decorado con los supplies sobrantes de una fiesta de XV años. Lo kitsch estaba en tendencia y aunque ya en 2009 habíamos visto las primeras apariciones de todo aquello que es “de mal gusto”, lo hipster lo trajo de regreso y así, de la mano, lo reimpulsó al gusto de las masas. Una tendencia tomó y arrastró  a la otra y bueno, de repente, lo naco es chido y ya no estaba mal visto que te encantaran los recuerdos de boda y la fotografía opaca de Lola Beltrán. Al entrar en La Mezca el ambiente era raro, pero como chido, como tuyo. Un ambiente creado con lucecitas que quedaron de la navidad, papelitos picados para no olvidarnos de que estamos en México y los tacones de alguna chica que muy ebria perdió su zapatilla. La publicidad es otro factor importante que logró posicionar a La Mezca, ya que sus irreverentes tabloides fueron tan buenos como memorables, para muestra el especial de Miley: de lo mejorcito (les prometo que está impreso en mi recámara). El publicity sin duda determinante, pues hechizado por el mezcal y el bailongo es inevitable que de boca a boca se transmita publicidad para este peculiar lugar.

La Mezca también fue innovadora con su equipo de trabajo: personas normales sin aires de grandeza, cercanas, un servicio excelente y una política estrictamente incluyente; poco a poco el lema de este “bar” fue transformándose en “la mezcla”. Y es que en sus mesas, pasillos y su pista de baile, vale madres el outfit, el color, el status o el nivel socioeconómico.

Aparentemente tal política hoy en día aún permanece vigente, de esos días pluriculturales, incluyentes y de ambiente cercano, cálido y locochón, no más nos queda el recuerdo. Bueno es para La Mezca que haya que esperar una hora para poder entrar a bailar dos cumbias y tomarse un pomo de mezcal de tamarindo: los negocios se abren con la idea de crecer, de ampliarse, de consolidarse y de generar ingresos y beneficios económicos para quienes han depositado sus capitales en ello y para la fuerza de trabajo descapitalizada que se emplea para lograr tales beneficios. La Mezca lo logró en año y medio (eso creo yo, al menos eso es lo que especulo, ya que no le he echado ojo a sus libros de contaduría o a su Compaq para saber a ciencia cierta como están sus números), y hoy día si llegas temprano y tienes suerte, no tendrás problema alguno para entrar. Pero si te han dado las 12:00 am, prepárate para una larga fila y será mejor que lleves cigarrillos para la espera. No se confunda usted lector, mi queja no es la muchedumbre, ni que La Mezca sea un hervidero después de las media noche, la aglomeración no es pedo, en el bailongo se disfruta.

1235924_192727887572642_2039571175_nPoco a poco el ambiente de La Mezca fue tomando otro cariz. Me cuesta mucho aceptarlo y escribo con pesar. El fin de semana pasado me encontré de nuevo en el lugar y ahora sí, me fue inevitable admitir que mi vieja Mezca ya no es lo que era, ya no es lo que era. Ninguna cara me era conocida. ¿Dónde está la clientela que logró tal consolidación? ¿A dónde se mudó “la mezcla” sociocultural y convergente que cada fin de semana se reventaba de bailar en la pista embrujada?

Cuando este sui generis bar dejó su etapa de bebé y pasó a su consolidación perdió su esencia, eso es innegable. Aquí muchos dirán “renovarse o morir”, pero no hubo otra innovación que La Mezca ejecutara, simplemente se adecuó a su nueva clientela en pos, definitivamente creo, de los beneficios económicos. Económicamente estoy de acuerdo, así es la mercadotecnia: no es lo mismo una mesa de consumo moderado que una mesa de alto consumo. Y a eso habría que preguntarnos ¿Las gente bien que apesta La Mezca ahora, realmente realiza un consumo elevado?

1239797_192727754239322_881120773_nMe cuestiono sobre si entraron en un proceso de desmarketing; están intentando reposicionarse, redirigir su mercado meta o simplemente la mezcla multicultural que ahí se dio nunca fue su verdadero objetivo. Me pregunto si todo ese crisol fue producto accidental y dada la oportunidad únicamente fue utilizado como trampolín para llegar a los niveles socieconómicos deseados y sin duda heterogéneos.  ¿Dónde quedan las otras innovaciones que posicionaron La Mezca como lo que hoy día es, hablo del trato cálido de los meseros, del recibimiento humano de los chicos en la puerta, dónde quedaron los amables barmans, dónde quedaron pues las políticas incluyentes. Preguntas inútiles, sin respuesta o que quizá se responden por sí mismas.

 Entiendo la situación que enfrenta el país, entiendo el alza de precios. No pido una membresía ni mucho menos cuando el lema era la inclusión… pero ahora todo el personal está ávido de tú dinero y no de tú experiencia. No, tampoco se confunda lector, no hablo del dinero, hablo de la perdida de una esencia. La Mezca hoy día ha dejado de ser lo que era –sea lo que sea que alguna vez fue– para transformarse en un antro más de la ciudad.

1236910_192727710905993_2041925874_n

¿Cuál es la diferencia entonces con todos los antritos de vodka adulterado? La respuesta, muy simple, provino de unas niñas bien, de nalgas meadas, que el fin pasado por la noche estaban medio pedas y que a bien me respondieron: “aquí podemos hacer lo que no, en nuestros bares de preferencia”. Un springbreak para nacionales.

600180_10200459343779088_1457121072_n

Claro que hay una “mezcla”, las chicas y los chicos de ropón alcanforado (como dijera Laura Restrepo) mezclando su ADN con gente con la que normalmente no se besarían, o que son demasiado gringos para ir a los antros del norte de la ciudad; porque no señores, el gringo promedio no se va a Nósfera (¿todavía existe? no sé muy bien, nunca voy a los antros). La cosa es entonces bajar al centro a hacer tu desmadre en un lugar en el que sabes no serás juzgado ya no por las políticas, ya no por la imagen empresarial, sino porque estás pagando. Lo cual también es válido, pero es doblemoral. Los problemas vienen no en un cambio de actitud de la gente que acude, sino en un cambio de actitud plenamente perceptible en los dirigentes del negocio. Supongo que como todo, al final los beneficios mandan.

Tantos buenos momentos pasados en la pista embrujada, el mezcalito y la chela que tanto me sirvieron en la depresión; las cumbias bailadas ya nadie me las quita. Para mí, La Mezca nunca fue un bar, siempre fue como una fiestota: una pedota multicolor que ampliaba tu panorama y te cansaba los pies de tanto bailar. Un lugar donde la gente rifaba y podía pasar lo que menos te imaginabas que pasaría, un lugar que rompió reglas, paradigmas y tabúes, el sitio al que podías caerle en bici. Creo que nunca fui cliente tan leal de algún otro lugar. Y así como un 31 de diciembre de 2012 la conocí y de ella me enamoré, tal vez este 31 de diciembre de 2013 me toque despedirme.

 Como yo siempre digo: Aquí a nadie se le obliga. Los que van, que se diviertan. Los que no, que por favor me digan ahora en dónde se ponen buenas las fiestas. Desgraciadamente no hay cumbia que dure cien años. Agradezco a todo el personal que se portó chido conmigo durante todo este año, en especial a los que me soportaron cuando estaba pedo. A los que no, una mentada de madre. Un saludo a los DJs que me hicieron bailar tanto, a la Tía, al Tío que ahora lo vemos en el otro laredo, y a todos los bailadores. 

Cristóbal Cano.

Anuncios

Madame Bovary: Traer un libro en la bolsa te hace parecer intelectual.

descarga (1)

Meses ocupado: entre la escuela, el trabajo, el servicio, la familia, la rehabilitación y por qué no: dormir, he pasado al menos cuatro meses intentando terminar de leer Madame Bovary de Gustave Flaubert.

Visionario el señor porque ya en 1857, año de la publicación final de la novela, ya tuvo a bien criticar una de las realidades más pearmeables de nuestros tiempos: las amas de casa de cascos ligeros. Putas pues.

La novela nos cuenta la historia de Charles Bovary y su esposa. Él es un médico mediocre, pero bueno, respetable, socialmente aceptable y decente. Ella es una puta. Y digo puta porque en verdad lo es… vamos ya quisiera un doctor mediocre que se desviviese por mí y me cumpliera todos mis deseos.

Madame Bovary, en quien se centra la novela, es una mujer campirana, adinerada y muy poco experimentada que en su época, siente deseos de más y más mundo, más Paris, más máscaras, bailes, vestidos caros –es una mujer bastante común dirían algunos–. Su problema es precisamente ese, ese deseo y tantos otros no saciados que le causan insatisfacción.

Creo que ese es el argumento de la historia, la insatisfacción personal y agena que nos lleva a tomar malas decisiones como la cuantiosa deuda contraída por la señora Bovary, como sus aventuras extramaritales que la llevan a la ruina, y junto con ella a su esposo, dejando al final una hija huérfana y un apellido marcado por la tragedia. Vamos, soné muy conservador lo sé, pero ese es el tono.

La novela de Flaubert no me resulta ni maravillosa ni desdeñable. Tiene momentos extraordinarios, altibajos y cosas tanto rescatables como desechables. Algunos podrían decir que es una novela que Televisa bien podría adaptar pero yo siento que para tales efectos y en general: me faltó más drama, más tragedia, más crudo sufrimiento, más conflicto, pues.

No asistí demasiado a mis clases de guionismo pero recuerdo que el maestro alguna vez dijo que en la estructura dramática, una vez que se alcanza el clímax, hay que retirarse rápido pero con delicadeza para no aburrir al espectador, lector en este caso. Pues bien, después la muerte de madame Bovary, aun nos quedan 40 páginas de descafeinada tragedia y lamentaciones por Charles y Bertha, lo que para mí fue un verdadero suplicio. Me aburría y postergué el final de la novela como un mes más.

Soy clasemediero, ya lo había mencionado. Me veo obligado a usar el transporte público –acostumbro leer en el autobús– y bueno, al rededor de cuatro o cinco meses Madame Bovary me acompaño de un lado a otro sirviendo de dos cosas: siendo peso muerto en mi bolsa y haciéndome parecer intelectual. Cada vez que sacaba el libro y alguien preguntaba “¿Qué lees ahora Cristo?” yo respondía con aire snob, un vaso de cognac y un monóculo en el ojo izquierdo: “Madame Bovary”, y todos reíamos como cerdos intelectuloides en galería de arte contemporáneo barato.

En fin, tampoco es tan mala como Ana Karenina, pero si buscan emoción, definitivamente no es la novela indicada. Hay una película del siglo pasado y Vargas Llosa publicó un ensayo sobre ella, obviamente, más profundo que esta crítica de jueves a las 4:00 am. 

Cristóbal Cano.

Encuentro con Asia: Ma’ Ya’ Ab Art Lab y entre los performers te veas.

064

Performance de: Verónica Santiago.

Siempre he sido muy escéptico del arte contemporáneo, del conceptual y de todas esas corrientes que de una u otra manera intentan “romper esquemas” “paradigmas” y cualquier otro concepto parecido que los performers empleen para argumentar sus presentaciones. No me trago lo conceptual, me indigesta. 

091

Performance de: Atsuko Yamazaki.

Yo estaba preparado para criticar y decir que todo era mierda… pero, entonces, me acerqué, comencé a observar y como siempre, a hacer preguntas.

Ya subidos al burro, tuve la oportunidad de charlar con Alejo Medina y Verónica Santiago –Pertenecientes a La Rendija— en momentos diferentes de la presentación. El uno, me explicó la dinámica del laboratorio: se trata de un encuentro entre performers asiáticos (especialmente de Japón, Taiwán y Vietnam), performers de origen yucateco y otros que residen en nuestro estado. Se presentan en orden aleatorio, por medio de un sistema de sorteo y cada performer tiene aproximadamente 12 minutos para realizar su intervención. No tienen un argumento ni una linea a la cual ceñirse; los performers pueden presentar –a lo largo de las cuatro presentaciones– el mismo acto o cambiarlo totalmente. La otra me habló un poco sobre las acciones en tiempo real, el valerse del entorno. Se trata entonces de acciones no de historias, de interacción con el entorno, con el tiempo y espacio, con otros individuos y consigo mismos. Además de un contraste entre las técnicas locales y las asiáticas. 

Presentación de: Verónica Santiago

Performance de: Verónica Santiago

Al principio yo estaba medio sacado de pedo, no estaba seguro de a cómo, cuándo y dónde, menos el qué. Pero después de las primeras presentaciones le fui agarrando la onda y es que algunas tienen un significado bastante profundo; o al menos, eso es lo que a mí me pareció ya que como cualquier performance, éstos envían mensajes abiertos a la interpretación de los receptores y cada uno, de acuerdo a su conocimiento previo, vivencias y experiencias le puede ir buscando más pelos o más señales. 

Todo me iba remitiendo al trabajo de T. Hall y sus sistemas de mensajes primarios. Así entendí –váyanme corrigiendo porque avezado en los temas artísticos, la mera verdad, no soy– que el chiste de todo esto es la interacción. ¿Y cómo no interactuar si la interacción misma es estar vivo? Me van a pendejear. Pero sí.

Performance de: Atsuko Yamazaki

Performance de: Atsuko Yamazaki

Las presentaciones también irritaron el entorno y al público. Algunas propuestas muy intersantes y al menos para mí, cargadas de significación como la realizada por Atsuko Yamazaki que nos regaló a los presentes algo que considero, fue un lindo detalle y nosotros, simplemente lo aceptamos. Otra muy significativa fue la de Tomás Gómez el cual, parte de su intervención estuvo “limpiando” el área en la cual previamente se había presentado, trabajado, alterado. Verónica Santiago, contó acciones con su cuerpo al ritmo de unas cumbias en un puesto ambulante de películas y CDs.  Las intervenciones al cambiar de entorno, también se modifican en pos de los recursos disponibles, lo que también puedo llamar “adaptabilidad” y ahí le paro, porque tampoco soy muy fan del arte que requiere derroche de alusiones intelectuales para explicarse. 

Como antes dije: no estoy listo para aplaudirlo, pero al menos, después de introyectarlo puedo decir que quizá comprendo un poco más. Supongo que para cada quién las presentaciones del laboratorio connoten cosas diferentes, e incluso, puede que nada de lo que yo he percibido tenga que ver con las intensiones de los performers, pero tal vez esa la idea. 

Acción, por supuesto… ¿Qué si es arte? Juzgue usted. La moraleja de esta historia es que hay que acercarse a ver; y hay que interactuar para comprender. 

La próxima presentación será el 13 de octubre de este año, en el Olimpo. 

 

Performance de: Tomás Gómez.

Performance de: Tomás Gómez.

Cristóbal Cano.

Aunque nos esté llevando la mierda, La Peda, es La Patria.

lplp

Eulogio Rosado

Septiembre no sólo se caracteriza por sus intensas lluvias, además, también es el mes de La Patria. ¡Ah chingados!, no me digan que se les olvidó (?). Pues si ese es su caso, José y sus carnales vienen desde Toluca para recordárnosla y para, en forma indirecta, adornar el Centro Histérico con los colores nacionales. 

“Reforma laboral”, reforma “educativa”, “reforma” energética, son los males de nuestros días, o al menos los más sonados. Aún así, los mexicanos, tratándose de La Patria y de la pedota que es su festejo, escarbamos nuestros bolsillos para adquirir, primero: las chelas y el pomo (el chupe, es el chupe); después los ingredientes del pozole y las botanas. Ya si sobra algo compramos algunos de estos chuches para ser el alma de la fiesta con un artículo distintivo, que nos haga (de a huevo), vernos muy nacionalistas. 

La cuestión como siempre es oferta/demanda.

José, me cuenta, instalan sus puestos desde muy temprano; a más tardar las 8:00 am, y se retiran ya entrada la noche, cerca de las 8:30 o 9:30 pm. A veces más, a veces menos. El “día bueno”, se pueden pasar hasta más de medianoche en la calle, vendiendo todo lo que se pueda antes de regresarse a su tierra.

“Ya pasaron varios, no puedo dar respuestas”, me dice, haciendo referencia a los reporteros de los diarios locales, que también ya fueron a hacer su talacha con el ambulantaje. Después de un rato me cuenta que tiene que dar vueltas para checar la venta de los demás, y los demás vienen a checar también su venta. Si algo falta en algún puesto, se le lleva. 

Tiene que cuidar que no se chinguen su mercancía; además cuidarla de la lluvia y otros factores ambientales. Todo ya está pagado, así que lo que no se vende se empaqueta y se regresa junto con ellos. El año próximo se intentará vender lo que aún esté bueno, y lo que no haya pasado mucho de moda, porque como bien dice José, cada año hay artículos nuevos y no hay que estar atrás de los competidores. 

Calle 65, Centro.

Calle 65, Centro.

Son al menos 12 puestos los que él y su grupo tienen este año en el centro de la ciudad, los demás “son de otros cabrones”. La venta está baja, me dice, pero como cada año, los días buenos son los más cercanos al 15 de septiembre. Lo más vendido son las banderas y los sombreros, por su puesto también los pitos y las cornetas, aunque los monitos y las guitarras, las cananas y los fusiles son lo que más llama la atención. Las matracas se venden bien, pero el mero día. 

Como siempre: hay chiles, porque los chiles en México no pueden faltar. También zarapes, tambores, escudos nacionales, trenzas para las adelit@s, cotorros, ratones, anillos y collares con los colores patrios (por si alguna chica, mexicanizando el Mardi Gras, nos quiere enseñar las tetas a cambio de cuentitas de colores).

También se tiene que cuidar él, y todos los que chambean de ambulantes, porque el sol de las 3:00 pm no perdona, y a todos deshidrata parejo. 

Cristóbal Cano.

Ay por favor… Lo Que Lo Jóvenes Preguntan.

Antes de empezar este post quiero recalcar una y mil veces que no tengo nada en contra de los Testigos de Jehová. Uno de mis mejores amigos, el cual estimo muchísimo es TJ, y he aprendido mucho sobre su congregación, sus costumbres y sus ideas. Cabe resaltar que hay TJ de mente más abierta que otros, TJ que razonan de verdad y tienen sus propias ideas, juicios, y toman sus propias decisiones.

En casa apareció un librillo que me inquietó de sobremanera.

El mentado librito hipermoralista ofrece  “prácticas soluciones” a diversas cuestiones morales y existenciales para los “jóvenes hoy”. ¿Tienes problemas? ¡Basta con mirar el índice!

lo-que-los-jovenes-preguntan-vol-1_MLV-F-37944897_7511

Aquí una transcribción de algunos párrafos que consideré relevantes:

¿Qué hago si me gusta alguien de mi mismo sexo?

La realidad es que la atracción por alguien del mismo sexo por lo general es algo pasajero.

Eso fue lo que descubrió Lisette, de 16 años, a quien comenzó a gustarle una chica. Ella menciona: “En las clases de Biología aprendí que durante los años de la adolescencia los niveles hormonales varían mucho. Estoy convencida de que si los jóvenes supieran más sobre cómo funciona su cuerpo, entenderían que la atracción por alguien de su mismo sexo es temporal y no se sentirían tan presionados para ser homosexuales”.

Los jóvenes deben decidir qué rumbo tomarán en los asuntos sexuales: si adoptarán el punto de vista degradado del mundo o si seguirán las elevadas normas morales de la Palabra de Dios

Ahora bien, ¿piensas que la atracción que sientes no es pasajera? ¿Crees que Dios es cruel contigo porque te exige que ignores tus sentimientos?

Si respondiste que sí a esta última pregunta, es bueno que sepas que ese razonamiento parte de una idea equivocada: la de que hay que obedecer sí o sí los impulsos sexuales. Dios tiene una opinión más alta de los seres humanos. La Biblia dice que, si quieren, pueden controlar esos impulsos (Colosenses 3:5).

La postura de la Biblia no es irrazonable. Simplemente establece el mismo principio para todos, sean homosexuales o heterosexuales: “Huyan de la fornicación” (1 Corintios 6:18). Hay millones de personas heterosexuales que para vivir según esta norma bíblica reprimen sus deseos, por más tentaciones que se les presenten. Así pues, quienes tienen inclinaciones homosexuales también pueden ser felices viviendo según las normas de Jehová Dios (Deuteronomio 30:19).

 

La homosexualidad: ¿qué puedo hacer para evitarla?

“Cuando tenía 12 años, me gustaba una chica de la escuela. Estaba confundida y me inquietaba la posibilidad de ser lesbiana.”—Ana.

“En la adolescencia estuve luchando con la atracción hacia otros hombres. Algo dentro de mí me decía que esos sentimientos no eran normales.”—Óscar.

“Mi amiga y yo nos besamos una o dos veces, pero como me seguían gustando los muchachos, dudaba si sería bisexual.”—Sara.

EL ESPÍRITU tolerante que reina en la actualidad lleva a bastantes jóvenes a experimentar con las relaciones homosexuales. “Muchas chicas de mi escuela dicen que son lesbianas, bisexuales o que estarían abiertas a probarlo todo”, afirma Beatriz, de 15 años. Y Cristina, de 18, explica que entre sus compañeras de estudio pasa lo mismo: “Dos de ellas llegaron a hacerme proposiciones. Una me preguntó en una nota si quería saber cómo era estar con una chica”.

En vista de que hoy en día se habla tanto de las relaciones homosexuales, quizás te plantees preguntas como: “¿De veras son malas? ¿Y si me atrae alguien de mi sexo? ¿Será que soy gay?”.

Niégate a caer en malas prácticas

¿Qué puedes hacer para no caer en actos homosexuales?

Primero Cuéntale a Jehová tus inquietudes, con la seguridad de que “él se interesa” por ti (1 Pedro 5:7; Salmo 55:22). Jehová puede fortalecerte con una paz que “supera a todo pensamiento”, una paz que ‘guardará tu corazón y tus facultades mentales’ y te dará “poder […] más allá de lo normal”, lo que te permitirá resistir los malos deseos (Filipenses 4:7; 2 Corintios 4:7). Sara, quien estuvo luchando con las dudas de ser bisexual, explica: “Cuando me asaltan malos pensamientos, le oro a Jehová, y él me da fuerzas. Sin su ayuda no podría afrontar este problema. La oración es mi tabla de salvación” (Salmo 94:18, 19; Efesios 3:20).

Segundo Llena la mente de pensamientos que edifiquen tu espiritualidad (Filipenses 4:8). Lee la Biblia todos los días. Nunca subestimes el poder que tiene para mejorar la mente y el corazón (Hebreos 4:12). Un joven llamado Raúl dice: “He comprobado que las palabras de la Biblia —y particularmente pasajes como 1 Corintios 6:9, 10 y Efesios 5:3— tienen mucho poder. Cuando me vienen malos deseos, me pongo a leer estos textos”.

Tercero Huye de la pornografía y la propaganda homosexual, ya que avivan los malos pensamientos (Salmo 119:37; Colosenses 3:5, 6).* Muchas películas y programas de televisión difunden la idea de que la homosexualidad es solo “un estilo de vida alternativo”. Ana admite con franqueza: “El modo de pensar de este mundo pervertido influyó en mi mente y aumentó mi confusión sexual. Ahora me aparto de toda persona o cosa que promueva la homosexualidad” (Proverbios 13:20).

Cuarto Búscate un confidente, alguien a quien contarle cómo te sientes (Proverbios 23:26; 31:26; 2 Timoteo 1:1, 2; 3:10). Óscar explica los resultados que obtuvo al pedirle ayuda a un superintendente cristiano: “Sus consejos fueron muy útiles. ¡Ojalá hubiera hablado con él mucho antes!”.

¡No te rindas!

Claro, habrá quien te diga que no vale la pena resistirse, que tienes que reconocer tu identidad sexual y aceptarte como eres. Pero la Biblia muestra que hay una opción mucho mejor. Señala, por ejemplo, que en el siglo primero hubo quienes dejaron atrás las prácticas homosexuales y se hicieron cristianos (1 Corintios 6:9-11). Al igual que ellos, tú también puedes triunfar en tu lucha, aunque en este momento tan solo estés luchando en tu corazón.

Y si los deseos se niegan a desaparecer, no te rindas ni creas que eres un caso perdido (Hebreos 12:12, 13). Todos tenemos que batallar con las malas inclinaciones en un momento u otro (Romanos 3:23; 7:21-23). Si te niegas a hacer realidad tus malos deseos, es posible que terminen perdiendo fuerza (Colosenses 3:5-8). Pero, sobre todo, apóyate en Jehová, quien te ama y sabe lo que te hará feliz (Isaías 41:10). Así es: “Confía en Jehová y haz el bien […], y él te dará las peticiones de tu corazón” (Salmo 37:3, 4).

¿Cómo puedo dejar de pensar en el sexo?

Lo que puedes hacer:

Elige bien tus compañías. Si tus amigos o compañeros de clase empiezan a hablar de sexo, participar en la conversación hará que te cueste más trabajo mantener bajo control tus pensamientos. Muchas veces encontrarás la forma de librarte de la conversación sin convertirte en el blanco de las burlas y sin parecer que te crees mejor que ellos.

¿Verdad que nadie dejaría que un virus se introdujera en su computadora? ¿Por qué dejar entonces que los pensamientos inmorales entren en la mente?

Evita el entretenimiento inmoral. Gran parte del entretenimiento actual fomenta la inmoralidad. ¿Qué nos aconseja la Biblia? “Limpiémonos de toda contaminación de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” (2 Corintios 7:1.) Así pues, evita cualquier forma de diversión que alimente los deseos inmorales.

Recuerda: Los deseos sexuales no son malos en sí mismos. Dios creó al hombre y a la mujer para que se sintieran atraídos el uno por el otro y para que pudieran satisfacer esos deseos, eso sí, dentro del matrimonio. El que tengas fuertes impulsos sexuales no significa que seas una mala persona ni que vayas a caer en la inmoralidad.

Conclusión: Es posible mantener bajo control tus pensamientos. Si te lo propones, tus actos y tus pensamientos pueden ser puros y castos.

¿Cómo puedo vencer mi adicción a la pornografía?

Lo que puedes hacer

Comprende lo que hay detrás de la pornografía. En realidad, la pornografía degrada las relaciones sexuales, algo que Dios creó con un propósito muy digno. Comprender este hecho te ayudará a odiar lo que es malo (Salmo 97:10).

Piensa en las consecuencias. La pornografía degrada a quienes aparecen en ella y también a quienes la ven. La Biblia afirma con toda razón que la persona inteligente “ha visto la calamidad [o el peligro] y procede a ocultarse” (Proverbios 22:3).

Toma una decisión firme. Haz como el fiel Job, quien dijo: “Hice un pacto solemne con mis ojos: no mirar con deseo a una muchacha” (Job 31:1, La Palabra de Dios para Todos). ¿Hay algún “pacto solemne”, o compromiso, que puedas hacer tú? Aquí te damos varias recomendaciones:

  • No entrar en Internet si estás a solas.
  • Cerrar al instante cualquier página o anuncio donde aparezcan imágenes eróticas.
  • Hablar con un amigo maduro si llegas a recaer.
La pornografía te ata cada vez más: cuanto más veas, más difícil te será dejarla

Menciona el asunto en tus oraciones. Un escritor de los Salmos le pidió a Jehová Dios: “Haz que mis ojos pasen adelante para que no vean lo que es inútil” (Salmo 119:37). Dios quiere ayudarte, y si le oras, te dará las fuerzas que necesitas (Filipenses 4:13).

Cuéntaselo a alguien. Algo que también te ayudará a superar el problema es hablar con un amigo maduro (Proverbios 17:17).

Recuerda: cada vez que te niegas a ver imágenes eróticas, ganas una batalla. Menciona estas victorias en tus oraciones y dale gracias a Jehová Dios por haberte ayudado. Piensa en la alegría que le darás si evitas la pornografía (Proverbios 27:11).

Bien… ya, ya terminé. ¿Cómo pueden pensar que los jóvenes se hacen semejantes preguntas? ¿Qué cláse de paleto hay que ser para hacerlo? ¿Por qué insultar la inteligencia y editar estos libritos con un lenguaje tan soso? ¡Moral en tres sencillas lecciones!

No se preocupen por  mí… después de leer todo esto uno pensaría que no sé, estoy ahora flagelándome y quemando toda mi pornografía, pero no. Para evitar que estas ideas resuenen en mi mente, al digitalizar, transcribir y escribir esto, puse en el reproductor mi playlist de AC/DC y sí, I’m gonna highway to hell.

Cristóbal Cano.

Entre tu arte y el mío.

El día de ayer visité una galería de arte plástico, o más bien: un centro “cultural”. Como siempre, si bien no acabé decepcionado, al menos no encontré algo que en verdad valiese la pena. Quizá soy muy exigente sin siquiera ser docto en la materia o quizá ya, es que estoy cansado de las pretensiones de los artistas locales.

Analizando el ambiente del lugar, me di cuenta que en esos centros de cultura uno conoce a tanta gente sui generis, que al final te parecen todos iguales. 

¿Qué es el arte?

En realidad dudo poder explicarlo; menos  de forma escueta. No he intentado googlearlo y tampoco leeré su definición en algún libro. Pero entiendo que el arte es humano –aunque la naturaleza a veces también juega con la estética, es caprichosa con la armonía y genera gran belleza–; el arte es una expresión humana que genera belleza. Siento y razono. Muchas veces el arte es algo sublime, delicado o lleno de fuerza y robustez. El arte es expansivo y profundiza, comunica y a veces trastoca. 

Según mi perspectiva –y aquí sólo expongo mis ideas– el arte es armónico aún cuando su intensión primera o última diste mucho de crear armonía. El arte expresa y es gratificante para quien lo percibe, incluso cuando cause disonancia, incomodidad o hasta dolor. Es un equilibrio de tensiones. El arte para mí debe lograr precisamente eso: la belleza, el equilibro y la armonía. No por ello sugiero o pienso que el arte debe seguir directrices y estructuras establecidas pero, es innegable que el cerebro humano, a través del ojo, siempre busca la estética, la simetría y gusta de formas que pueda reconocer. El cerebro intenta darle forma aún a lo abstracto y para muestra algo tan simple como encontrar formas definidas en las nubes informes. 

¿Todo lo que tildamos de arte realmente lo es?

Al visitar galerías de arte –en especial, este post va dirigido a la plástica ya sea como pintura o escultura–, cientos de veces me hago la misma pregunta: ¿Qué es arte y qué no lo es? En estas galerías se exhiben decenas de obras y conceptos muy diversos de artistas locales o localizados en nuestras tierras. La mayoría de ellos decanta por lo conceptual o lo abstracto… algunos se atreven a representar cosas tan atroces como el cubismo. 

Separar el arte de la basura es algo muy complicado. Los conceptos y la percepción de la belleza varían dramáticamente de un individuo a otro. En mi opinión las cosas están mal cuando las personas sin creatividad -¿Qué es la creatividad al fin y al cabo?– elaboran una composición cualquiera y le llama arte. Por ende, se transforman en artistas. 

Gracias al concepto de arte diariamente nuestra vista y cerebro es constantemente hostigado con información visual basura sin un verdadero contenido y sin un verdadero mensaje: nada que comunicar. El arte conceptual entiendo, se apoya precisamente en las ideas, presentando el mundo de las ideas como arte y empleando elementos físicos como soporte de esas ideas. 

Bajo el manto del arte conceptual, encuentran cobijo cientos de “artistas” cuyas carentes composiciones tienen que hacer recurso de justificaciones y discursos que sopesen su mediocridad. Estos artistas elaboran complejos, pero ya bien estructurados discursos que, de ceñirse a la fórmula logran en el receptor lo que su obra no logró. Estos discursos de palabrería ostentosa y repletos de juegos de palabras, uso abundante de la retórica y líneas cargadas de puntos suspensivos crean cierta “expectativa”. Los abusos de la lengua y el ritmo cansino obnubilan el cerebro y nos hacen exclamar: “wow, que profundo”. 

El discurso es el mismo: “es un arte de protesta –al menos tácita–, que se azota contra las ideas burguesas que rodean al arte –y los “artistas” no parecen darse cuenta que padecen de un serio y grave caso de esnobismo intelectual–; un arte lleno de urbanidad y congruencia con los tiempos más contemporáneos de rezago social, de decadencia artística –ejemplo de esto: la misma obra–. Un arte abstracto de difícil comprehensión y que intenta ser tan profundo que trastoque nuestra médula.” Eso o algo muy parecido. 

Los textos que complementan y justifican la obra hacen recurso de diversos tropos que, al leerse, dan la apariencia de emitir un mensaje rico en contenido, terciopelado y el texto mismo sugiere que la obra está velada ex profeso para las mentes más vulgares de esta larguísima cadena de pseudo intelectualidad. Según sus autores si al ver la obra no la entiendes: eres miope, limítrofe o en el mejor de los casos un simple profano.

Las justificaciones de obras patito tienen como fin enriquecer un trabajo plástico bastante pobre. En tales discursos el autor se da la oportunidad de mitificarse, de elevarse, de volverse alguien sumamente espiritual: se transforma en la consciencia misma y desde ese elevadísimo mirador intelectual, el autor analiza el mundo, lo entiende y comprende la necesidad social a la que su obra da respuesta. Es en esos discursos de mitificación — o tal vez masturbación mental–, que el autor encuentra el motivo, el argumento, el cual su obra carece. 

Creo que estas son patrañas. Una imagen no necesita ser explicada, menos aún mitificada con textos complejos para hacernos olvidar sus carencias. De lo contrario no es una buena imagen, una buena obra. Pienso que, por respeto o por tradición las imágenes por sí solas deben decir más que las palabras. 

Cristóbal Cano.

Pedro Ferriz de Con en Mérida: México hacia el 2012.

“Atrévete a descubrir la realidad”

Ayer miércoles 22 de febrero, a las 4:00 pm, en el Centro de Convenciones Siglo XXI, se llevó a cabo la conferencia México hacia el 2012, impartida por el señor Pedro Ferriz de Con, quien es uno de los líderes de opinión más importantes del país, una de las plumas más mordaces, y un importante empresario.

“Atrévete a descubrir la realidad” fue el eslogan de la conferencia. Se escucha y se lee aplastante… ¿No es cierto? Pero no, no lo fue… vamos, que ni siquiera se acercó. Resultó bastante pretencioso.

La conferencia como era de esperarse giró en torno a temas socioeconómicos y políticos. Pedro Ferriz abrió la conferencia abordando el tema del año 2012 y el cambio que se espera que ocurra en nuestra sociedad para este mismo, aderezado con un poco de la salpimienta maya que últimamente está en boca de todos. Comentó algunas anécdotas personales de cuando trabajó a lado de Ernesto Zedillo. Habló sobre la importancia que las redes sociales tienen ahora en nuestra sociedad y la importancia que tendrán en esta próxima elección, otorgándole voz a todas esas personas que, en sexenios anteriores y a falta ellas, no pudiésemos haber tenido. Comentó este despertar de la consciencia del mexicano, abordó el nivel de pobreza en el país y algunas situaciones que pasan en el día a día.

Le tiró un poquito a la Vázquez Mota, le pegó tantito a Peña Nieto, y apenitas dilapidó a Andrés Manuel… Habló sobre algunos aspectos de su proyecto, el cual busca eliminar a los plurinominales y ante sentencias como “Todos los políticos ladrones deben estar en la cárcel” la gente prorrumpió en vítores. Hizo otras sentencias de este tipocon respuestas similares del público. Argumentó algunas cifras nada reveladoras en cuanto a la situación del país e hizo muestra de su buen sentido del humor y su capacidad para la comedia. La charla, porque eso fue, resultó muy amena y bastante entretenida.

Una parte bastante irónica fue cuando hablaba sobre “Los Ricos” y es que todo el  público reunido eran personas de un estrato social acomodado y varios rostros de niveles socioeconómicos altos… vamos, que una persona como yo, de clase media, no iba a darse el lujo de pagar su boleto y dejar alguna otra necesidad, para ir a escuchar lo que ya bien sabe. Así que las cabezas asintientes de “Los Ricos” se veían fuera de lugar cuando de sufrir la pobreza el argumento trataba.

El señor vino a decirnos lo que ya todos sabemos: Que en México habemos miles de pobres y unos cuantos pudriéndose en la opulencia. Qué la guerra contra el narcotráfico ya debe terminar pues no es una guerra de México, sino de Calderón. Vino a decirnos que los políticos son una bola de iletrados, incultos, zopencos, papanatas, ojetes, cabrones, hijos de la chingada… y eso, eso ya bien lo sabemos todos. Nos contó ojeterías que hacen los cabrones en sus curules mientras nosotros les pagamos sueldazos irreales para que vayan no más a dormir… Que las elecciones se miran compradas y que aún no ha empezado la verdadera lucha por la Silla Presidencial… y digo: ¿Eso quién no lo sabe? Realmente no descubrimos ninguna nueva realidad.

En la sesión de preguntas y respuestas nadie aportó nada interesante… tan sólo se limitaron a decir lo mucho que están de acuerdo con las opiniones del señor Ferriz. ¿Quién, viendo la realidad mexicana no está de acuerdo? Y por esa misma falta de un argumento interesante, por la falta de una opinión enriquecedora del evento, me quedé callado. Pedro Ferriz se merece todo mi respeto por ser un importante periodista en este país mientras yo, nada más un pobre bloguerro con algunas notas para la escuela, pero no por ello se nubla mi razón. No nos hagamos: todas las verdades que dijo, ya son muy conocidas por todos los mexicanos, las repasamos a diario, las desayunamos, tragamos en almuerzo, nos revolcamos con ellas. Por lo cual la conferencia me pareció bastante fútil.

Creo que él, al igual que otros líderes de opinión pública, ha caído en el “No importa que dice, sino quién lo dice” mismo caso de López Dóriga, o de su prefabricado sustituto, Loret.

Al concluir la conferencia, recordó que lo importante en estas próximas elecciones no es por quién votemos, sino, que lo hagamos con consciencia y con memoria. Que votemos con responsabilidad y que poco a poco vayamos logrando un cambio positivo en nosotros; cambio pequeño, pero que en conjunto logrará el cambio en México que tanto anhelamos. Lo cual, además de idealista, me pareció bastante sensato.

Desgraciadamente no obtuve imágenes de la conferencia pues mi cámara está averiada, por ello, subí la foto del flyer del evento; les pido disculpas.

Cristóbal Cano.