Recomendación literaria.

Las Chicas de alambre.

773_9789587583540_sant

La cosa hoy va de Las Chicas de Alambre de Jordi Sierra i Fabra, autor que según leí, en Wikipedia por supuesto, ha escrito casi una centena de novelillas y ha obtenido varios reconocimientos a lo largo de su  carrera.

Este libro me lo encontré en Facebook. Como ya todos han de saber –yo incluso tuve unos meses mi venta de garage en Facebook– hay una red impresionante de personas que compran y venden toda suerte de cosas, muchas nuevas y otras de medio peluche. Lo que gustes, en serio, sólo tienes que buscarlo en Facebook y seguro alguien te lo vende. Así pues, encontré varios libritos de la Serie Roja de Alfaguara por $25.00 M\N.

Las Chicas de Alambre cuenta la historia de un periodista Jonathan Boix, hijo de dos periodistas reconocidos, quien se embarca en una aventura internacional para encontrar a una ex modelo que lleva 10 años desaparecida: Vania, una modelo que a finales de los 80 era de las más importantes tops de la época y que desapareció sin dejar rastro después de la muerte de sus mejores amigas Cyrelle y Jess Hunt. 

Las tres modelos internacionales eran conocidas como las chicas de alambre por su extrema delgadez, sus lánguidas miradas y su aspecto famélico pero elegante, sofisticado y encantador. La muerte de Cyrelle y Jess tuvo que ver con las drogas y una vida vertiginosa que engulle a muchas de las celebridades que están en la cima del mundo. Después de sus decesos, Vania, desaparece sin dejar rastros de su paradero y Jonathan se encarga de buscarla por todo el mundo siguiendo muy malas pistas y tratando de armar un artículo que concluya con el esclarecimiento de la pregunta que ha estado en el aire por diez años ¿Dónde está Vania? y aún más importante: ¿Está viva o muerta?

La historia me pareció bastante mediana. Historia de aeropuerto, ideal para leer cuando no quieres escuchar a la persona que tienes a un lado y el viaje en el que te encuentras no es tan largo.

El autor disfruta con darnos detalles que por momentos se agradecen y por otros están de más, como cuando explica a sus lectores que es un sitcom, hecho que me pareció de lo más soso e innecesario en la novela. La historia daba para más. Aunque no se tratara de una novela negra el tema del asesinato pudo abordarse de una forma más interesante.

Algo que me molesto fue que el protagonista recorre el mundo para buscar pistas, mismas que no encuentra y que termina hallando justo en el lugar en que inició su viaje. Encuentra todos los detalles que necesita en una caja de fotografías y postales viejas que siempre estuvo en posesión de la tía de Vania, quien ha de ser una estúpida, pues en los diez años de desaparición de la top model, nunca se molestó en leer el remitente de unas postales viejas en busca de su paradero. Jon Boix, también es un personaje plano y muy moralino que ve a todos los demás desde un pedestal intelectual. Supongo que ese es el mal de los periodistas o de los que intentamos algún día serlo. Sin embargo por momentos me resulta chocante. 

En lo particular no es un libro que me haya gustado, pero tampoco deje de leerlo a riesgo de quedarme sin nada que leer en estas vacaciones. 

 

Cristóbal Cano. 

 

Anuncios

Madame Bovary: Traer un libro en la bolsa te hace parecer intelectual.

descarga (1)

Meses ocupado: entre la escuela, el trabajo, el servicio, la familia, la rehabilitación y por qué no: dormir, he pasado al menos cuatro meses intentando terminar de leer Madame Bovary de Gustave Flaubert.

Visionario el señor porque ya en 1857, año de la publicación final de la novela, ya tuvo a bien criticar una de las realidades más pearmeables de nuestros tiempos: las amas de casa de cascos ligeros. Putas pues.

La novela nos cuenta la historia de Charles Bovary y su esposa. Él es un médico mediocre, pero bueno, respetable, socialmente aceptable y decente. Ella es una puta. Y digo puta porque en verdad lo es… vamos ya quisiera un doctor mediocre que se desviviese por mí y me cumpliera todos mis deseos.

Madame Bovary, en quien se centra la novela, es una mujer campirana, adinerada y muy poco experimentada que en su época, siente deseos de más y más mundo, más Paris, más máscaras, bailes, vestidos caros –es una mujer bastante común dirían algunos–. Su problema es precisamente ese, ese deseo y tantos otros no saciados que le causan insatisfacción.

Creo que ese es el argumento de la historia, la insatisfacción personal y agena que nos lleva a tomar malas decisiones como la cuantiosa deuda contraída por la señora Bovary, como sus aventuras extramaritales que la llevan a la ruina, y junto con ella a su esposo, dejando al final una hija huérfana y un apellido marcado por la tragedia. Vamos, soné muy conservador lo sé, pero ese es el tono.

La novela de Flaubert no me resulta ni maravillosa ni desdeñable. Tiene momentos extraordinarios, altibajos y cosas tanto rescatables como desechables. Algunos podrían decir que es una novela que Televisa bien podría adaptar pero yo siento que para tales efectos y en general: me faltó más drama, más tragedia, más crudo sufrimiento, más conflicto, pues.

No asistí demasiado a mis clases de guionismo pero recuerdo que el maestro alguna vez dijo que en la estructura dramática, una vez que se alcanza el clímax, hay que retirarse rápido pero con delicadeza para no aburrir al espectador, lector en este caso. Pues bien, después la muerte de madame Bovary, aun nos quedan 40 páginas de descafeinada tragedia y lamentaciones por Charles y Bertha, lo que para mí fue un verdadero suplicio. Me aburría y postergué el final de la novela como un mes más.

Soy clasemediero, ya lo había mencionado. Me veo obligado a usar el transporte público –acostumbro leer en el autobús– y bueno, al rededor de cuatro o cinco meses Madame Bovary me acompaño de un lado a otro sirviendo de dos cosas: siendo peso muerto en mi bolsa y haciéndome parecer intelectual. Cada vez que sacaba el libro y alguien preguntaba “¿Qué lees ahora Cristo?” yo respondía con aire snob, un vaso de cognac y un monóculo en el ojo izquierdo: “Madame Bovary”, y todos reíamos como cerdos intelectuloides en galería de arte contemporáneo barato.

En fin, tampoco es tan mala como Ana Karenina, pero si buscan emoción, definitivamente no es la novela indicada. Hay una película del siglo pasado y Vargas Llosa publicó un ensayo sobre ella, obviamente, más profundo que esta crítica de jueves a las 4:00 am. 

Cristóbal Cano.

El Lobo Estepario

El-lobo-estepario

Siempre he pensado que un buen libro es aquel que te deja una enseñanza, sea ésta práctica, espiritual o intelectual… los libros maravillosos entonces, son aquellos que te cambian la vida. No sé qué espíritu, maligno o benigno, guío mis pasos hacia el librero de una amiga muy querida, y me hizo tomar exactamente esta obra escrita por Hermann Hesse, publicada en 1927. 

Este libro en definitiva no es para cualquiera. En efecto, únicamente lo entenderán quienes como Hermann, en algún momento de su vida se hayan dado cuenta de que están bastante locos. 

La novela trata básicamente de las anotaciones de Harry Haller, un ser humano complejo, ahogado en el sufrimiento y la insatisfacción del mundo y de la vida misma. Odia la vida, pero quizá odia más la muerte. Haller se conduce por el mundo pensando que está fuera de él. El personaje explora, según los críticos, la parte más oscura del alma humana de quienes se consideran a si mismos incomprendidos. 

Yo, opino diferente… el libro no explora la oscuridad, sino la insatisfacción, un realismo emocional crudo, bastante lastimero y enloquecedor que nos lleva a querer arrancarnos la vida o a perder la chabeta. La razón de estos males y como muchos otros, es conocida por todos: el amor. 

Hesse, publica esta novela 7 años después de terminar su fallida relación marital, a raíz de la profunda crisis espiritual, y yo supongo depresión, que esto le ocasionó. 

En la novela, Hesse nos cuenta la vida de Harry, con mucho material autobiográfico, un poco de fantasía y profundas reflexiones. Harry Heller, un hombre burgués, se cree dividido en dos almas: una humana a la que otorga todo aquello que es espiritual y sublime, y una lobuna, a la que dota de todo aquello que es agresivo y violento. Hermann nos habla de las personas que tienen planos demás: en un mundo con planos de menos; la frustración de la incomprensión, de la falta de amor, los sinsabores de la vida, el asco por sociedad que todos odiamos y sin la cual no podemos vivir… la pesadez de la vida misma. Explora la pluralidad de las personalidades y aborda la locura y el suicidio de una forma bastante cuerda y sensata. 

Este libro llegó a mi vida en un momento bastante atribulado. Lo que para Haller es “la navaja de afeitar”, para mí es “el piso de arriba”. Me sentí ampliamente comprendido por Hesse aunque creo, yo le he comprendido a él. El Lobo Estepario amplió mi perspectiva y me liberó bastante de mí mismo.

Ahora puedo decir que es una de las mejores obras que he leído. No porque la historia sea especialmente interesante, sino porque me vi reflejado en cada una de sus páginas. 

Cristóbal Cano. 

El Señor De Las Moscas.

r_el-senor-de-las-moscas

Después de mucho, muchísimo tiempo sin leer una buena novela, llega a mis manos El Señor De Las Moscas del autor inglés William Golding, publicada en 1954. 

En tiempos de guerra, la novela nos cuenta la historia de un grupo de estudiantes ingleses, cuyo avión es derribado, cayendo en una isla desierta en la que ellos son los únicos sobrevivientes. Los chicos se dividen en “los mayores” quienes toman las decisiones, y “los peques” quienes lloran y únicamente satisfacen sus necesidades primarias e inmediatas, haciendo, supongo, una crítica a la sociedad y a las esferas de poder. 

La novela es una distopía que encara diversos aspectos de la humanidad y las sociedades, las reglas, el sadismo, la bondad, la razón y el sentido común. Los personajes interpretan ciertos papeles que a mi parecer carecen de matices. Sin embargo, como clásico de la literatura inglesa merece su respeto y es que explora perfectamente los límites de la civilización rayanos en el salvajismo, la locura y la histeria colectiva, el comportamiento de las masas, la necesidad gregaria y el enmascaramiento muchas veces desinhibidor que nos hace capaces de cualquier acto brutal. 

El autor explora los límites de la razón no en pos de la supervivencia, sino a causa del deseo de poder y la ausencia de control. Aborda también la locura y la violencia como un aspecto inherente al ser humano que sale a relucir en ausencia de la autoridad. 

El título de la novela, para quienes tengan la duda, hace referencia a la forma en que los hebreos de tiempos bíblicos llamaban al dios Baal.  Así Ba’al Zvuv,  que significa “el señor de las moscas”, era apodo que se le daba al Dios cananeo ya que sus adoradores le ofrendaban trozos de carne que al descomponerse en los altares, infestaban los lugares de moscas. 

Cristóbal Cano. 

Cocka Hola Company.

portada-cocka-hola-company-br-misantropi-escandinava-i_grande

Esta novela es otro de mis regalos navideños. La persona que me lo ha obsequiado, ha dicho que lo eligió por su controvertira portada, a saber de que yo suelo ser algo controvertido en ciertas ocasiones y por lo general, siempre hago referencias o declaraciones de índole sexual.

Así ha llegalado a mí este libro de Matias Faldbakken, que promete ser una mordaz y deconstructiva crítica a la sociedad contemporánea. El autor de origen escandinavo, vuelca en ésta, la primera novela de su trilogía Misantropía Escandinava, todas sus ideas y frutraciones, quejas y reclamos, y todo eso que se nota, se ha pasado la vida cavilando en silencio y en compañía de un cigarrillo.

La novela comienza en el set de una película porno heterosexual, en la que uno de los actores masculinos, comete una grave infracción a las reglas de la casa porno, realizándole sexo oral a otro actor. Esto, nada más nos sirve para exponer el tono de la obra, pues cuando nos alejamos del set, se revelan situaciones que no pueden preverse al leer la contraportada.

El autor nos regala una serie de personajes estrafalarios, algo charados y poco comunes. Cada personaje, así como sus situaciones son una crítica a la sociedad y con ellos uno puede jugar al psicoanalista novato. Faldbakken nos cuenta la historia de Simpel, un librepensador, anarquista, sociópata y misántropo, esposo de una actriz porno y padre de un niño con un serio problema de comportamiento. Juanto a él están otros personajes transgresores como el actor porno que protagoniza las películas que produce su padre, el psiquiatra obsesionado con la pornografía y el travestismo, un hermitaño pornoadicto que vive a base de leche y migas de pan, un fabricante de detergente que practica el bondage y un alcoholico por elección que ha firmado un contrato para morir de alcoholismo.

Los personajes de Faldbakken rompen los canones y se azotan contra lo que es socialmente “esperado”. Viven una filosofía hedonista, la cual, consideran es la única manera sincera de vivir. Alzan la voz para gritar en la cara de quien lee, las ideas errantes que vagan fuirosas en la cabeza del autor.

Algo curioso y bastante analizable, es que todos los personajes del autor son adictos a “algo”, no importanto si esto es el Xanax, o las bebidas energéticas, la pornografía o la filosofía, la cultura o el BuSpar. Se tocan muchos temas como la falta de coraje, la hipocresía social, la sexualidad reprimida, el anarquismo, la violencia explícita o tácita, y lo interesante de toda esta crítica son las alegorias, las referencias, las alusiones y los comentarios del autor que desde su perspectiva se miran realistas y en ocasiones, bastante hilarantes. Despotrica en contra de la burguesía, el snobismo, la familia, el sexo, la pornografía, el arte, el pseudo arte, los artistas, los pseudoartistas, la educación, los pedagogos, el individualismo, el marketeado autoconcepto y un largo etcétera.

Según la crítica profesional –o sea, los que saben–, esta es una gran obra postmoderna que rompe seriamente con lo establecido. Yo, que soy profano, pienso que es simplemente otra novela de autores que tienen mucho sobre lo cual quejarse, pero que aún no alcanzan a comprender, del todo, todo eso que critican –Dios me libre y no sea este mi caso, precisamente ahora–. La intensión supongo, es presentar un argumento a velocidad vertiginosa que junto a una redacción altisonante impacte al lector. Sin duda el argumento es bueno, y la intensión comprensible, pero como suele suceder con este tipo de novelas furibundas y llenas de personajes estruendosos, el final se cae al no poder anudar todos los hilos. Esto no ocurrió tan evidentemente, porque el autor supo salir del atolladero, pero uno espera mucho más en base a todos los acontesimientos que el autor fue desencadenando en sus casi 420 páginas.

Considero que uno no puede deconstruir la cultura o estar en su contra sin antes conocerla. A su favor o en su contra, Faldbakken además de escritor es artista conceptual… ¿Si lo captan, no?

La novela es interesante, aunque a veces se pone algo lenta y nos marea. Se lee de un solo tiro, y es que no hay otra forma de leerla. Es divertida y entretenida, pero rayana en lo vulgar y en un anarquismo ya antes visto que al menos a mí, no me sorprende demasiado. Respetando la libertad de expresión, en nada nos afecta leer la obra y formarnos cada quien su propia versión de los hechos.

El final como menciono, quedó corto y a la vez no, pues la aceptación que Simpel obtuvo al final de la obra, da al traste de una manera bastante sorpresiva con todos sus planes. El hombre pretendía golpear a la sociedad con sus “acciones”, pero en ningún momento buscaba un nuevo orden que beneficiase a nadie. La paradoja resultante es bastante graciosa, aunque lamentable para el tipo.

Pienso que, uno no puede salirse del sistema aún lo intente, y es que éste, supongo, está tan bien organizado que incluso lo que no está aparentemente en orden, tiene cavida en él. Así, el sistema social prevee la aparición de esas personalidades “anarquistas” y éstas a su vez, también tienen una función en el engranaje social.

La novela de Faldbakken –a mi parecer, pues hay quien piense que nada más es una historia vulgar, soez y pornográfica–, es bastante compleja aunque nada revolucionaria y es que como bien dicen, no hay nada nuevo bajo el sol.

Cristóbal Cano.

 

El Traje Del Muerto.

portada-traje-muerto

El primer libro del año, aunque en realidad no comencé a leerlo en 2013, sino pocos días antes de noche vieja.

El Traje Del Muerto es el título en español de la primera novela de Joe Hill, publicada en el 2007. Se trata de una novela de terror aunque me es difícil poder encasillarla en este género. Puede decirse que la obra de Joe Hill es la primer novela de “terror” que me doy gusto de leer. Llegó a mis manos como regalo navideño y sinceramente estoy bastante agradecido.

La historia gira en torno a Judas Coyne, el vocalista de una banda de rock pesado al estilo AC/DC, que por ahora se encuentra en el retiro. Coyne vive en su plácida mansion en Nueva York. Jude, como lo conocen sus amigos, es un rockero de la vieja escuela: sexo, alcohol y drogas. Jude, ya es un hombre mayor pero gusta de jóvencitas góticas de aretes en los pezones, tatuajes en pieles blanquecinas y mucho maquillaje. También tiene una afición involuntaria –que no es precisamente de su agrado–, colecciona objetos extraños como el cráneo de un decapitado durante la inquisición, la cuerda con la que fue ahorcada una bruja, una serie de dibujos infantiles que un convicto le obsequió, y una película snuff grabada en la frontera con México.

Daniel, el asistente de Jude, encuentra en internet una oferta sumamente llamativa. Una mujer en Louisiana vende el fantasma de su padre, junto con la prenda favorita de éste: un traje negro con botones de plata, al estilo Johnny Cash. Aconsejado por Daniel, Judas compra el traje y con él, el fantasma que le haría ver su suerte. Dias después, el traje del muerto llega por paqutería y con esto empieza la descabellada y peligrosa historia de Judas Coyne y su novia Georgia.

La novela es bastante entretenida, si bien los primeros dos capítulos te hacen sentir que será otra pretenciosa novela americana. En definitiva, lo es, pero te atrapa y resulta excelente para esos días en que tienes que hacer largos recorridos en carreteras o en la ciudad usando el transporte público.

El argumento por momentos se siente endeble y un poco forzado, pero la historia es buena y llevadera. A lo largo de las páginas Hill hace referencia a algunas canciones de bandas como AC/DC, ColdPlay, Mötley Crüe, Metalica y estoy seguro que hizo cierta alusión a Alice Cooper. El verdadero título de la obra es Heart-Shaped Box, que nos remite a Nirvana.

La obra tiene momentos muy interesantes, y pienso que las escenas de terror están bien logradas –sin embargo ya comenté que es la primera obra de terror que leo–. El final es brillante, deslumbrante… en serio, cegador, nos deja fotosencibles y con un poco de jaqueca. Fue demasiado brillante, sobreexpuesto, lastimoso. En lo particular hubiera preferido algo más lúgubre, oscuro y tétrico para seguir la línea que pretendía seguir la historia. Espero puedan leerla y saber a qué me refiero.

Tratándose de cuestiones paranormales, algo que siempre he pensado es que los entes que imaginariamente se crean deben seguir ciertas reglas. Ya saben, algo asi como que los vampiros no pueden entrar sin ser invitados o que los demonios no toleran el olor del pescado quemado. Cada escritor pone sus reglas, y es importante que las sigan para dotar a su novela de cierta coherencia y verosimilidad. En esta novela el fantasma parece no seguir reglas, pero lo hace. Particularmente me gustó el fantasma de Hill, porque parece seguir sus propias reglas y éstas son un poco difíciles de comprender. El autor va dejando ciertas pistas en el desarrollo de la novela para poder comprenderlas, lo que es bueno, pero también resulta contraproducente porque esas migas de pan nos hacen sentir que sabemos a dónde irá a parar la historia.

Por lo que pude leer sobre el autor, Joe Hill ha ganado ciertos reconocimientos en su haber. También se dedica a hacer comics en colaboración con artistas gráficos y para quien, al igual que yo, lo desconociese, Joe es hijo de Stephen King, el famoso escritor de novelas de terror del que tengo contradictorias opiniones. Leyendo, supe que Joe Hill al debutar con El Traje Del Muerto, ocultó su parentezco con su padre para no opacarse, ni ayudarse en su carrera literaria. Lo cierto es que tiempo después este dato se dio a conocer –quizá a propósito– lo que elevó el volumen de ventas de esta novela.

Para ser el primer libro del año ha sido bastante entretenido y divertido. Me vino a bien pues después de un largo tiempo sin leer me costó un poco volver a la costumbre.

Cristóbal Cano.

Los Perros De La Guerra.

Entre mi falta de tiempo a causa de la Universidad y la falta de dinero para poder adquirir nuevos títulos, pasé mucho tiempo sin publicar absolutamente nada porque se acabaron todos mis libros de reserva y en la política de austeridad, más bien régimen, bajo el que ahora vivo, no he podido adquirir  siquiera un folleto. ¿Cómo sobreviví se preguntarán? Me vi en la necesidad de releer Dune, la Saga casi completa pues el sexto volumen aún me hace falta. Tampoco fue algo tortuoso, pues Dune es mi serie de novelas favoritas. 

Después de mucho, mucho tiempo sin leer algo nuevo, por casualidad encontré en una librería de segunda mano Los Perros De La Guerra de Frederick Forsyth, y puedo decir que era una ganga pues me costó la módica cantidad de $25.00 M/N. 

El equipo de investigadores de Sir James Manson, un empresario inglés, dueño de una poderosa compañía minera, ha descubierto en La República de Zángaro una montaña de platino que puede significar ganancias in imaginadas para él. Desgraciadamente la personalidad y los intereses del actual presidente de el Zángaro no están muy acordes con los deseos de Sir James, por lo que éste se verá en la necesidad de contratar un grupo de mercenarios para que de manera sigilosa y efectiva, den un golpe de estado, asesinen al presidente del Zángaro y de acuerdo con las órdenes de Manson, instauren un nuevo gobierno en dicha república africana. 

La novela se centra en Cat Shannon y su equipo de mercenarios los cuales fraguan el plan para lograr el objetivo fijado por Sir James Manson. Cat y su equipo desarrollan el plan y consiguen todo lo necesario para dar el golpe de estado moviéndose por los bajos mundos y recurriendo al mercado negro. Se hacen con armas, municiones, bazucas, morteros, ropa especializada y aprestan barcos para asestar el golpe al gobierno del Zángaro. Cat resulta ser alguien muy inteligente, pues él solo fragua y marca las directrices del plan el cual es complicado desde su inicio al tener que conseguir muchas cosas de manera ilegal. Cat va de un país al otro en Europa para conseguir lo necesario y para asegurarse del éxito de su empresa. 

La novela es muy entretenida. Es de ese tipo de novelas que gustan de enseñarte cosas que nunca te hubieras imaginado y al final deja un buen sabor de boca. Aprendí, por ejemplo, el porqué de la fama de los bancos de algunas ciudades europeas y entendí un poquito más de los movimientos en la bolsa de valores. A todo esto se suma el contenido bélico que las personas como yo disfrutamos tanto y las páginas en donde se narra el golpe de estado no defraudan aunque hubiese deseado mucha más acción. 

En esta novela no existen los buenos y tampoco los malos; los personajes se mueven entre diversas tonalidades de gris de acuerdo a sus intereses o ideales. Fue sorprendente cuando Cat Shannon da un discurso a Julia Manson, la hija de Sir James, sobre la economía, la sociedad y la forma en que los poderosos actúan transgrediendo muchas veces los derechos  los demás en pos de sus intereses. El final me sorprendió, pues nunca esperé que un grupo de mercenarios, al final, actuaran para beneficio de un sector de la sociedad y que sus actos carecieran de interés personal. 

Es un libro muy agradable, indudablemente lo recomiendo. 

Cristóbal Cano.